La colaboración entre psicólogos y economistas ha puesto de manifiesto la gran importancia de las limitaciones de la racionalidad humana y de las emociones en los juicios y decisiones económicas. Ante la situación actual de crisis económica, la principal finalidad de la intervención psicológica es promover las condiciones psicológicas que hagan posible que las personas puedan decidir sobre si desean ajustarse-adaptarse a las condiciones económicas o influir sobre las mismas.

La cooperación recíproca entre economistas y psicólogos se ha venido desarrollando desde principios del siglo XX hasta nuestros días momento en el que han cobrado especial atención dos cuestiones: las consecuencias de la actual crisis financiera y la emergente aparición de lo que se conoce como Economía Conductual. Esta investigación de los procesos y comportamientos económicos ha sido posible gracias a un abordaje interdisciplinar de la psicología, la economía y, también, de otras ciencias sociales como la sociología y la antropología.

Las crisis son cambios impredecibles y caóticos. Estos cambios de la situación económica ambiental provocan conductas de adaptación o de ajuste, alterando la influencia de las condiciones ambientales intentando aumentar los ingresos (adaptación) o cambiando los hábitos de consumo disminuyendo los gastos (ajuste). Cuando las personas no pueden adaptarse o ajustarse se produce tensión, impotencia e indefensión, siendo el estrés el resultado más común y su mayor o menor intensidad dependiendo de la persona, la situación y la manera como lo interprete y afronte.

Las decisiones económicas tienen una marcada influencia sobre el bienestar de la gente y es papel de los profesionales de la Psicología asumir el reto de ayudar a las personas a ser dueñas de sí mismas y capaces de afrontar los desafíos y decidir por sí mismas qué desean hacer: si ajustarse-adaptarse a las condiciones económicas o influir sobre las mismas.

Los límites de la racionalidad humana y de las emociones en los juicios y decisiones económicas, el optimismo en la asunción de riesgos o la influencia del miedo en las predicciones del daño han sido puestos de manifiesto por autores como Matteo Motterlini “Economía emocional. En qué nos gastamos el dinero y por qué”, Dan Ariely “Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error” y George Akerlof y Robert Shiller “Animal spirits. Cómo influye la psicología humana en la economía”

. Fuente “Crisis financiera y economía conductual” Ismael Quintanilla Prado, INFOCOP, Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, 2010, Nº 46, pp 6-10.
. Fotografía “moneda-plata-dinero-negocio” de Daniel_Sinoca

 

Escribe un WhatsApp
1
💬 ¿En qué podemos ayudarte?
Hola 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte?